Radio Victoria 25 años en comunidad, cultivando vidas y esperanzas

Por Esther Ávalos Mesa

Una radiante mañana de julio acompañó la celebración del 25 Aniversario de ADES Santa Marta y la Radio Victoria, efectuada el pasado sábado 14. Desde bien temprano, hombres, mujeres; niñas y niños procedentes de numerosas comunidades de Cabañas, se dieron cita en el parque de Ciudad Victoria, departamento de Cabañas, para ser partícipes del festejo.

Y de veras que valió la pena estar. Fueron más de tres horas de arte del bueno, arte comunitario que hizo las delicias del público y se constituyó en un digno homenaje para las dos organizaciones cumpleañeras. Música, danza, teatro, malabares y otras manifestaciones del arte, hicieron de este Festival un evento inolvidable.

Pero más allá de lo celebrativo, el cumpleaños fue también ocasión propicia para ratificar el compromiso de ambas organizaciones de continuar promoviendo participación ciudadana y acompañamiento a las comunidades en su lucha por la defensa de sus derechos e intereses. Representantes de organizaciones hermanas y líderes comunitarios se encargaron de recordar las esencias de ADES y de la Radio, haciendo énfasis en que sin importar lo duro de los tiempos, han estado ahí, como instrumentos vivos al servicio de la gente.

ADES Santa Marta, nacida en medio de un contexto nacional e internacional complejo, en medio de los embates del neoliberalismo y de la caída del campo socialista, apostó por mantener y mejorar las conquistas de Santa Marta en materia de salud, educación, producción de alimentos, conseguidas durante el conflicto armado, así como avivar el espíritu solidario, de sacrificio y las esencias de la vida en comunidad. Más tarde, a partir de las condiciones creadas con el primer retorno de repobladores a Santa Marta desde Mesa Grande, Honduras, el 10 de octubre de 1987 y las condiciones que se crearon tras la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, se abrió la posibilidad de extender el modelo de trabajo educativo y organizativo que ya se venía implementando en Santa Marta, a nuevas comunidades de Cabañas y otros territorios del país.

Por su parte, la Radio Victoria, nacida el 15 de julio de 1993 por una iniciativa que surgió del empeño de líderes y lideresas de Santa Marta, suma en su haber veinticinco años de lucha por los derechos humanos, por la equidad de género, por mantener y preservar la memoria histórica, por contribuir a la participación ciudadana, por defender la Madre Naturaleza y la vida. Es un proyecto que surgió con espíritu comunitario y que ha sabido mantenerlo durante un cuarto de siglo y que cada vez se reinventa para no perder nunca el horizonte. Para seguir ofreciendo un espacio a las minorías, a los excluidos. Para seguir siendo la voz de los sin voz en el departamento de Cabañas.

Las mejores energías, de una y de otra, están puestas al servicio de la sociedad civil. Ambas fueron herramientas imprescindibles en las luchas contra la minería metálica. Ambas encauzaron una reivindicación popular, ambas dieron voz a los reclamos en contra de los proyectos de muerte y celebraron, junto al pueblo, una ley que prohíbe la minería metálica en todo el territorio de El Salvador. Hoy, tanto ADES como la Radio Victoria, continúan su labor de concientización popular en una batalla para nada conclusa y se suman, junto a toda la gente de buena voluntad en el país, a la defensa del agua, proclive a ser privatizada por el apetito voraz del neoliberalismo.

Felicidades, ADES Santa Marta. Felicidades, Radio Victoria. No es poca cosa pelear por la vida de la gente y hacerlo durante veinticinco años. No es, para nada, poca cosa, reivindicar a los mártires, a las compañeras y compañeros caídos, no con llantos y lamentos, sino con la convicción profunda de que dar continuidad a la lucha por la defensa de los derechos de la madre tierra, es también una forma de construir un mundo donde quepan muchos mundos. Gracias por levantar sus voces contra el olvido, contra el silencio. Gracias por la esperanza.

 

 

­