Radio Victoria 25 años en comunidad, cultivando vidas y esperanzas

Por ARPAS 

Sobran las omisiones que confirman el sesgo y la parcialidad con que actúa la Fiscalía de Douglas Meléndez Ruiz. El “Caso Saca” exhibe clara y contundentemente la falta de coherencia, responsabilidad y transparencia de la institución responsable de perseguir los delitos, garantizar la legalidad y hacer valer los intereses del Estado y de la sociedad.

En el juicio contra el ex presidente Antonio Saca, la Fiscalía no incluye a los “destinatarios” de los fondos robados de las arcas públicas, entre los que destaca – desde luego – ARENA. Según peritos financieros del Juzgado Segundo de Sentencia y la misma Fiscalía, el partido oligárquico recibió 7.6 millones de dólares de Saca durante su gobierno; y, según un testigo criteriado por Fiscalía, el partido de derecha también recibió otros 2 millones para financiar la campaña electoral del 2009.

Pero Meléndez Ruiz no tiene la decencia y entereza de procesar a los dirigentes areneros por sus actos de corrupción, ni el valor de aplicar la extinción de dominio al partido oligárquico para recuperar los dineros robados o malversados. Recordemos que la Fiscalía tampoco procesó a ARENA por el robo de los 10 millones de dólares donados por Taiwán, a pesar de que el ex presidente del COENAJorge Velado reconoció públicamente que los utilizaron para financiar la campaña electoral de 2004.

El Fiscal tampoco se atreve a procesar a los dirigentes de otros partidos de derecha que recibieron fondos públicos robados por el ex gobernante arenero, ni a los periodistas y medios pagados ilegalmente desde Casa Presidencial durante el último gobierno de ARENA.

La Fiscalía también no investiga a los ex funcionarios areneros que recibieron sobre sueldos de la partida secreta de Saca. Todos éstos están impunes, por ahí están como diputados en la Asamblea Legislativa (Rodrigo Ávila y Margarita Escobar), “promotores de la transparencia” desde instancias como FUSADES (Luis Mario Rodríguez) y FUNDE (Roberto Rubio) y en gremios empresariales como la ANEP (Luis Cardenal y Federico Hernández).

Meléndez Ruiz tampoco procesa a los ex titulares de la Corte de Cuentas de la República que avalaron la corrupción arenera y otorgaron el finiquito a Saca.

Fiscalía también omite enjuiciar a Ana Vilma de Escobar, ex diputada y personera del oligárquico Grupo Poma, quien fungió como vicepresidenta del gobierno de Saca. Meléndez no se atreve ni a acusar por complicidad o encubrimiento a la ex vice mandataria arenera.

El Fiscal General, además, se niega a investigar a los bancos, sí, a los bancos, sobre todo el Cuscatlán, que no alertaron a la Superintendencia del Sistema Financiero ni a la Fiscalía sobre las operaciones sospechosas de Saca. Esos bancos incumplieron la ley y son cómplices de la corrupción arenera.

Estas omisiones, Señor Fiscal, constituyen omisión de investigación e incumplimiento de deberes, tipificados en el Código Penal y por los cuales está actualmente procesado su antecesor Luis Martínez. Ojalá procure usted no correr la misma suerte.

­