Radio Victoria 25 años en comunidad, cultivando vidas y esperanzas

Las cifras señalan que entre 2012 y 2019 174 periodistas han sido asesinados en América Latina y el Caribe, consolidando una tendencia que va en aumento, según el informe regional para América Latina y el Caribe "Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios" publicado recientemente por la UNESCO.

De acuerdo con la entrevistada “a nivel general (de los medios de comunicación), la mujer no ha estado asumiendo cargos importantes en las radios. Sin embargo, los medios son espacios de construcción y ha sido una manera en la que las mujeres nos hemos hecho ver. A las mujeres históricamente nos han querido callar. Nosotras abrazamos varias luchas, por ejemplo los estereotipos”.

Estas cifras colocan a la región en segundo lugar en cuanto a crímenes contra los profesionales de este gremio, siendo México, Brasil, Honduras y Guatemala los países más letales.

El estudio indica que los periodistas suelen ser blanco de amenazas y ataques por sus trabajos de investigación y de información sobre crimen organizado, corrupción y abusos de poder en la política.  

Si se clasifican estos delitos según el medio para el que trabajan, los profesionales de la radio son los más vulnerados (57 asesinatos), seguidos por los que laboran en prensa escrita (47) y televisión (31).

Un nuevo dato significativo es el de 23 periodistas asesinados que escribían en medios en línea, ya que ninguno de este tipo había sido víctima hasta antes del 2012.

Otro hecho alarmante es que se ha registrado un incrementado en los ataques físicos no fatales, es decir, secuestros, palizas, destrucción de equipos, amenazas de muerte, ataques sobre la infraestructura, detenciones ilegales y tortura.

Según el informe de UNESCO, raras veces se han iniciado procesos legales por estos ataques.

Las mujeres doblemente afectadas

Las mujeres periodistas continúan siendo vulnerables en cuanto a los riesgos para su seguridad física.

El documento indica que el 86% de las profesionales encuestadas manifestó haber sufrido acoso en su lugar de trabajo, y ninguno de estos casos ha tenido consecuencias para los agresores.

También se ha registrado amenazas y hostigamiento debido al contenido de su trabajo periodístico.

La violencia en línea contra las mujeres ha aumentado desde 2012, por ejemplo, a través de las campañas de desprestigio en Internet, que suelen incluir referencias sexuales, amenazas de violencia sexual y amenazas de muerte.

Otros ciberataques consisten en la publicación de fotos privadas y otros materiales con el propósito de estigmatizar a las periodistas.

Esta situación ha ocasionado que muchas mujeres practiquen la autocensura y abandonen los medios digitales.

La tasa general de impunidad continúa siendo elevada

Estos profesionales, además de ser vulnerados en sus derechos, se ven desamparados por las deficiencias de los sistemas de justicia en sus países.

Según el Observatorio de Periodistas Asesinados de la UNESCO, del 2012 al 2019, sólo el 13% de los casos ha sido resuelto (23 casos).

Son 135 los que han quedado impunes o sigue sin resolverse (78%) y no se cuenta con información de 16 casos (9%).

Medidas preventivas

A pesar de la preocupante situación, en la región se han reflejado los nuevos mecanismos internacionales, establecidos por la ONU, para la promoción de la seguridad de esta profesión.

Diversos gobiernos han asumido el compromiso de la formación de jueces y funcionarios judiciales, la creación de nuevas legislaciones que proporcionen protección para los periodistas y demás acciones para reducir el nivel de impunidad por los crímenes cometidos contra periodistas.

Así, América Latina y Caribe se ha consolidado como líder mundial en el establecimiento de mecanismos que promueven la protección de periodistas.

Más del 50% de la región (17 países) apoya una o más de las 11 resoluciones sobre la seguridad de los periodistas adoptados por los organismos de la ONU.

Entre ellos destacan Argentina y Brasil, países que han apoyado 8 resoluciones cada uno, seguidos de Paraguay y Chile con 6 resoluciones cada uno.

Fuentes:

­