Radio Victoria, 28 años promoviendo el derecho humano a la comunicación

El Centro de Monitoreo de Agresiones a Periodistas registra 167 casos de vulneración al ejercicio periodístico suscitados de enero a julio de 2021, de los cuales la mayoría son generados por el Estado salvadoreño.

Las cifras forman parte del balance sobre la «Situación de libertad de prensa en El Salvador durante el 2021» presentado por la Asociación de Periodistas de El Salvador, y evidencian el aumento en los casos de vulneraciones en relación con años anteriores. Por ejemplo, en 2018 la APES contabilizó 65 casos, en 2019 aumentó a 77, mientras que en 2020 los casos llegaron a 125, cifra que ya ha sido superada en los 7 meses que van de 2021.

Para la expresidenta de la APES, Angélica Cárcamo, “en los últimos años la libertad de expresión en El Salvador se ha ido deteriorando” y  señala que lo preocupante es que la mayoría de vulneraciones provienen de instituciones gubernamentales.

Según el informe, entre las denuncias más recurrentes se encuentran las restricciones al ejercicio periodístico, debido a que las y los periodistas no tienen libre acceso a las fuentes oficiales de información, según Cárcamo, cuando los profesionales tratan de consultar a las fuentes el argumento es que “tienen que pedir permiso a la Secretaría de Prensa de Casa Presidencial; es decir hay una centralización de la información”.

El bloqueo a la información pública es otro de los casos más denunciados, panorama que se vuelve complejo en el marco de la propuesta de Nayib Bukele de reformar la Ley de Acceso a la Información Pública.

Asimismo, el informe expone los frecuentes casos de acosos digitales, los cuales han trascendido a un plano físico. La APES reporta casos ocurridos en la Asamblea Legislativa donde periodistas están siendo acosados durante las coberturas, a quienes se les toman fotografías o videos mientras realizan sus preguntas a los funcionarios.

De acuerdo con Susana Peñate, de la APES, las periodistas representan el mayor porcentaje de vulneración, ya que, mediante la investigación se determinó que los casos acosos digitales tienen una carga misógena bastante alta.

El informe arrojó además, que se reportan agresiones a periodistas de la comunidad LGTBI. Así como la agresión física contra el periodista del Diario de Hoy, Jorge Beltrán Luna, por parte de un agente de la Policía Nacional Civil y el más reciente caso, la agresión a un periodista por agente de seguridad de exvicepresidenta Ana Vilma Escobar.

Ante el panorama, la APES recomienda: desarrollar procesos formativos sobre alfabetización mediática, promover políticas de protección a periodistas desde los medios de comunicación y realizar estudios más detallados sobre la violencia en redes sociales.

Instan al Gobierno a no estigmatizar a medios de comunicación críticos ni a los periodistas críticos al poder. El informe fue presentando en la celebración del día del periodista.

Vía Red Informativa de ARPAS 

 

­