Radio Victoria 25 años en comunidad, cultivando vidas y esperanzas

Por ADES

La Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático ha retomado la propuesta de ley privatizadora del agua presentada por la empresa Privada hace un año; tirando a la borda los 92 artículos ya aprobados de la Ley General de Aguas presentada por las organizaciones sociales hace más de 10 años.

Los intereses de los Diputados y Diputadas de ARENA, GANA, PCN Y PDC, son privatizadores y no quieren aceptar que el agua es un bien público. Ellas y ellos insisten en que le empresa privada sea la administradora del vital líquido.

A ello se debe que hayan tirado a la basura los 92 artículos ya aprobados por las Legislaturas anteriores donde se quita a la empresa privada de la estructura administradora y distribuidora del agua.

En actividades desarrolladas por las organizaciones sociales en Cabañas, el Diputado Luis Urías, del PCN, manifestó que él y su partido no van a apoyar una propuesta privatizadora “el agua es del pueblo y para el pueblo” expresó él con voz eufórica frente a cientos de habitantes del departamento.

Sin embargo, el representante de su partido en la comisión de Medio Ambiente, Raúl Beltrán Bonilla, expresó que la decisión de seguir con la propuesta de la ANEP es guiada por la convicción de hacer valer el derecho de ciudadanos, no de políticos. Esto último lo dice con el fin de desacreditar la lucha social contra la privatización.

La Activista, Margarita Posada, en su sesión con la comisión Legislativa, exige que se retomen los 92 artículos que ya estaban aprobados y que la ANEP quede fuera del ente rector, de lo contrario no se avanzará en esta ley porque las empresas deben ser reguladas, no reguladoras.

Como organizaciones respaldamos los argumentos de Margarita Posada al manifestarles a las Diputadas y Diputados que sean responsables con este debate, que dejen de darle larga a un acuerdo de sociedad. Ya basta de seguir con discursos que disfrazan el interés de quienes financian los partidos de derecha, que son las industrias cañeras.

La ley  de aguas no debe ser una apuesta económica, es una apuesta por la vida.

 

 

­