Radio Victoria 24 años promoviendo la comunicación participativa



Por ADES

La iglesia católica Romana y la Universidad Centro Americana José Simeón Cañas, UCA, intervinieron nuevamente en los  temas que más preocupa a la población pobre, el agua.

El 29 de agosto presentaron una propuesta de Ley General de Aguas a la Asamblea Legislativa,  con la idea de que ésta garantice el derecho humano al agua para toda la población del país.

Esta iniciativa es aplaudible porque una vez más la iglesia se suma a las exigencias de la ciudadanía, primero con la ley contra la minería, ahora por el Derecho Humano al agua.

El Arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas, expresa que ya es necesario que la forma en que se distribuye el agua sea equitativa y eficiente.

“La Iglesia está sumamente interesada en la obtención de una ley de gua que garantice el recurso de manera eficiente, equitativa y sostenible”, explicó.

Con esta propuesta de ley, que hace más énfasis en que la administración del agua sea una entidad pública y comunitaria y no la empresa privada, se busca que el vital líquido esté al servicio de toda la población, especialmente de la gente pobre que nunca ha contado con agua potable.

Es lamentable que hace 11 años que las organizaciones entregaron una propuesta de ley General de Aguas a la Asamblea y hasta ahora no hay avances. El punto de la discordia, entre los Diputados de Derecha y la propuesta, es que las organizaciones no quieren que la empresa privada meta la cuchara en la administración por temor a que éstas privaticen el agua.

“Hemos hablado con diputados para que apoyen esta propuesta... Este tema lleva ya varios años, estamos esperando que aprueben la ley”, declaró Escobar.

Es una lástima que se necesite un papel para garantizar que el agua llegue a todas las comunidades, cuando es un derecho que por naturaleza ya lo tenemos. Nadie puede privarnos del vital líquido porque haciéndolo nos está condenando a muerte.

El Estado debe actuar como garante de la vida, y si con la ausencia de un papel no lo hace hay que exigir uno para que lo obligue. Apoyemos la Ley que la UCA y la iglesia han presentado,  que recoge el espíritu de la propuesta que ha sido engavetada por màs de 10 años en la comisión de medio ambiente.

Que se nos quede en la cabecita que el agua es nuestra, que nos es justo que en las colonias donde viven personas ricas jamás les falte el agua mientras que en nuestras comunidades jamás la tenemos.

El agua es un derecho, no una mercancía.

ADES Santa Marta, caminando con la gente hacia un futuro mejor.

­