Radio Victoria 25 años en comunidad, cultivando vidas y esperanzas

(Tomado del libro Donde anida el torogoz. Sistematización de la experiencia organizativa de Santa Marta)

La primera visión de Santa Marta que apareció ante los ojos de su gente fue sencillamente desoladora. Allí no había quedado nada: ni una vivienda en pie. Apenas las paredes de lo que otrora había sido la escuela, recordaban que un día había existido vida. Acostumbrados a años de penurias, los repobladores hicieron acopio de todo su amor por esa tierra y acamparon a la intemperie, “como ganado en pasto”, como ellos acostumbran a decir. Carecían de todo, menos de coraje. Por eso, y con el mismo espíritu que los acompañó en los tiempos del exilio, armaron sus “ranchos negros”, hechos con plástico de ese color y sostenidos por varitas de madera y se dispusieron a reiniciar sus vidas.

Por Edilberto Escobar

“Les voy a dar la bienvenida a todos lo que viene de Radio Victoria, aquí están los todos amigos, yo les agradezco, que han venido aquí a pasear a visitarnos, gracias por todos los que han venido y los que estamos aquí”.

Por Edilberto escobar

Una vez más el Talento Humano de Radio Victoria, tomo rumbo hacia una nueva comunidad, para continuar desarrollando su proyecto “Camino a las Comunidades”, en esta ocasión la distancia no sería un problema, ya que el caserío El Rodeo, de la comunidad Santa Marta, en el municipio de  Victoria s encuentra a unos ocho kilómetros aproximadamente de las instalaciones de Radio Victoria, que se ubican en el casco urbano del municipio.

Por Edilberto escobar

31 años se cumplen este 10 de octubre del primer retorno de los refugiados por la guerra civil en Mesa Grande Honduras a El Salvador. 1008 personas llegaron a refundar la actual comunidad Santa Marta y desde entonces cada año esta fecha histórica llena de alegría a sus pobladores que lo celebran y conmemoran a lo grande.

Por Marixela Ramos

La comunidad El Rodeo del cantón Santa Marta cuenta con 35 familias, “contar con un sistema de agua ha sido como sueño que hoy se convierte en una realidad”, aseguran sus habitantes. Después de 26 años que este caserío regresó del refugio de Mesa Grande en Honduras, el 22 de marzo de 1992, es hasta hoy que se hace realidad el gran sueño de tener un sistema de agua potable que garantice el derecho humano al agua de sus pobladores. 

­