Radio Victoria, 27 años construyendo participación ciudadana

Por Deisy Rivas & Jaime Sánchez 

Nos mueve la satisfacción que el trabajo que hacemos contribuye a la protección de nuestras familias, de nuestros seres queridos, de nuestra gente.

Estamos conscientes que este trabajo no nos dará reconocimiento monetario, es más, no nos interesa. Nos conformamos con el apoyo y la colaboración de nuestra gente; con garantizar, desde los pocos medios que tenemos, el derecho a la salud física y emocional; con contribuir desde los distintos esfuerzos a una comunidad más segura.

La labor de protección de Santa Marta no es un acto de valentía, sino un acto de amor por la comunidad. Y como de amor estamos llenas y llenos, también lo estamos de gente voluntaria que apoya con lo que puede, incluso más allá del territorio físico, más allá de las fronteras.
 
Sabemos que las crisis pueden sacar lo peor y lo mejor de los seres humanos. Es por eso que nos esforzamos por hacer florecer los sentimientos más bellos, empezando por quienes andamos en la calle en la labor de protección; por fortalecer las relaciones solidarias, no solo dentro de la comunidad sino también fuera de ella; por compartir nuestros saberes con otros territorios; y nos esforzamos por cubrir los vacíos que el Ejecutivo ha dejado en su política de atención a la emergencia, como el derecho a la alimentación y el acompañamiento psicosocial.
 
Amamos Santa Marta y cada acción, por muy pequeña que sea, nos confirma que trabajando unidas y unidos podemos enfrentar de mejor manera cualquier amenaza. Esas son las raíces de Santa Marta, de las cuales nos sentimos tan orgullosas y orgullosos.
 
📷 Comunidad Santa Marta 
­