Radio Victoria 25 años en comunidad, cultivando vidas y esperanzas

Por ADES

Hace más de dos años que Berta Cáceres, ambientalista y activista hondureña, fue asesinada; después de oponerse a la construcción de la represa Agua Zarca, en el río Gualcarque en Honduras. Este crimen sigue teniendo más preguntas que respuestas.

Aunque el pasado lunes 17 de septiembre, daría inicio la primera audiencia contra ocho implicados en el asesinato de la activista, una serie de irregularidades hicieron dudar a la familia de Berta y a su representación legal. En otras ocasiones, habían enfrentado “robos” de expedientes; y el tribunal encargado de la primera audiencia no había admitido una gran cantidad de pruebas contra los acusados. Así mismo, las hijas e hijo de Berta denunciaron que les fue ocultada información crucial en el proceso.

Por estas razones, el abogado de la familia Cáceres, Víctor Fernández, presentó recursos de amparo para solicitar que un tribunal más competente ventile el caso, logrando la suspensión de la primera audiencia; debido a la falta de garantías de una verdadera aplicación de justicia,.

La justicia para Berta tiene una cuesta arriba en Honduras, pues como señala la familia y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) aún falta identificar a los autores intelectuales y verdaderas cabezas tras el atentado contra la ambientalista. Por eso, como hermanas y hermanos centroamericanos, debemos estar atentos a este caso; pues la lucha por la defensa del territorio y el medio ambiente en la región es de todas y todos. Por ello, unidas y unidos, podremos luchar, así como Berta, siendo “millones.”

 ¡Justicia para Berta!

 

­