Radio Victoria 24 años promoviendo la comunicación participativa

Por Marixela Ramos

En la actualidad todos y todas hablamos de los derechos de las mujeres;  es decir actores sociales, políticos, culturales, económicos, religiosos, la academia en fin, este término se ha puesto tan  moda en los últimos años

Será que los dobles discursos de muchos de los actores antes mencionados forman parte de ese otro tipo de violencia contra las mujeres. Lo que sí es cierto, es que el doble discurso también es reconocido como violencia; estrategia utilizada principalmente por la clase política de El Salvador.

Al menos en el caso de las y los diputados; algunos se jactan de ser defensores de los derechos de las mujeres, al mismo tiempo que no hacen mucho por despenalizar el aborto aun en casos cuando la vida de la madre está en juego.

En El Salvador, en la actualidad existe una  propuesta de Reforma al artículo 133 del Código Penal, la iniciativa se encuentra en la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales de la Asamblea Legislativa,  la comisión referida aperturo recientemente un espacio de consulta, de ahí que se recibieron a diecisiete organizaciones, de las cuales quince apoyan la  Reforma,  pues la consideran una oportunidad de decir al mundo que El Salvador defiende la vida y  se suma a los países que legislan  a favor de que las mujeres decidan sobre sus cuerpos.  De no aprobarse la reforma, El Salvador seguirá formando parte del tres por ciento de los países del mundo que criminalizan y violentan, la salud, los derechos sexuales y reproductivos de niñas y mujeres.

Entre el año 2000 y 2011, la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico en El Salvador, realizó una investigación en todos los juzgados de instrucción y tribunales de sentencia del país y analizó los expedientes de mujeres que al sufrir emergencias obstétricas fueron acusadas y procesadas por aborto o delitos conexos, identificando que 129 mujeres habían sido procesadas por aborto u homicidio agravado. Una de las tantas formas como se criminaliza  a mujeres de manera injusta.

El marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, una de las principales exigencias por parte de las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres;  fue la despenalización del aborto en tres causales: cuando esté en peligro la vida de la madre (aborto terapéutico), en caso de malformaciones en el feto (aborto eugenésico) y si el embarazo es resultado de una violación sexual, estupro, incesto o trata (aborto ético).

Oportuno preguntarnos en el contexto salvadoreño dónde queda la igualdad y equidad de género de la que tanto hablan los grupos políticos en tiempos de campaña y durante su ejercicio público; quién o quiénes se han adjudicado el poder para decidir sobre el cuerpo de la mujer. Todo esto será que apunta a que existe una larga distancia entre lo que dices y se hace o que se naturalice ese doble discurso que también es violación.

Sin embargo no todo es negativo, el contexto internacional parecieran conspirar a favor de las mujeres y darle esperanzas a las mujeres salvadoreñas.

Recientemente el Tribunal Constitucional de Chile refrendó la legalidad del proyecto de ley que despenaliza el aborto en tres circunstancias, convirtiendo así a Chile  en un país más que defiende la vida de las mujeres.

Lo sucedido en el país de América del Sur, pareciera que le dijera   a la Asamblea Legislativa salvadoreña este es el camino que deben seguir para reivindicar tantas deudas para con las mujeres.

En Chile también se ha tenido una lucha incansable principalmente de las mismas mujeres para llegar a dar este paso, pero es necesario resaltar que nada de estos logros sería posible sin la presión social, sin la movilización ciudadana,  esto es lo que  mas hace falta en El salvador más fuerza en la presión social,  pues pareciera ser el único camino para ser escuchadas.

Las tres causales que ha aprobado históricamente Chile son: en caso de inviabilidad fetal letal la mujer tendrá libertad de decidir, en caso de  peligro vital de la mujer embarazada  a recibir tratamiento y  en violación en un acto realizado sin  la voluntad de la mujer.

Las causales antes mencionada salvando las diferencias conceptuales son  en la esencia las que se están promoviendo en El salvador y que en ningún momento  atenta contra la vida, más bien garantizan la elección temprana de salvar la vida de una o muchas mujeres.

Chile ha dado un paso historico por la vida de las mujeres, El Salvador sigue en deuda con más del 52.2 por ciento de su población  que son las mujeres, a quienes por el momento se les niega el derecho a decidir por sus cuerpos y en el peor de los casos son criminalizadas con penas seberas de hasta 30 años de cárcel.

Si en El Salvador, las y los diputados realmente ponen en práctica sus discursos, antes del 25 de noviembre para aportar a la erradicación de todos los tipos de violencia contra las mujeres, entre ellas el doble discurso, debiéramos de contar con un instrumento de ley que despenalice en aborto en las tres causes que hemos descrito en este texto. 

­